Taika Agency

El algoritmo, todo lo que no sabías

¡Buenos días de viernes! Hoy queremos finalizar la semana hablándoos del famoso y, por qué no decirlo, temido ALGORITMO DE INSTAGRAM. Seguramente, como todos, estás cansado de escuchar a todas las agencias de marketing hablando del algoritmo, y es que justo cuando nos estamos adaptando, ¡zas! llega un nuevo sistema de algoritmo para las redes sociales y nos pone patas arriba todo lo conocido anteriormente. Pero evidentemente tenemos dudas… ¿Qué es el algoritmo? ¿Para qué sirve? ¿Existe un solo algoritmo? Para dar respuesta a esta pregunta vamos a remontarnos a los inicios de esta red social, Instagram. Y para ello, si queréis dar un repaso a los acontecimientos dentro de la App, os dejamos este post del blog en el que lo explicamos detalladamente. Para leerlo haz click aquí. Bien, dicho esto, como sabréis a lo largo de la historia de Instagram han venido muchas, muchísimas de hecho, actualizaciones. Y ya en sus inicios (en 2011, concretamente) Instagram se vio obligado a clasificar su contenido mediante el uso de los Hashtags (#), lo que permitía a los usuarios poder ver publicaciones que estuvieran dentro de un Hashtag y que fueran de su interés. En un principio esto únicamente servía para catalogar el contenido. En 2014 esta herramienta les permitió poder mejorar el alcance que tenían las publicaciones y que este fuese directamente proporcional al alcance que tuviera el Hashtag y la interacción que tuviera el post en sí. ¿Pero cuando empiezan de verdad a ejecutar un algoritmo interno? Es una excelente pregunta, porque si os digo la verdad es bastante reciente, y es que en 2018 es cuando empiezan a crear un algoritmo interno muy detallado para componer una clasificación del contenido, que se valora y se premia tanto de forma individual como de forma colectiva. Si quieres conocer el funcionamiento y el significado de lo que es un algoritmo te recomendamos que mires nuestro vídeo publicado en nuestro perfil de Instagram el pasado 3 de Enero. En 2021 Adam Mosseri, CEO de Instagram, explicó en una entrevista que se crearon varios algoritmos, clasificadores y procesos para que la experiencia del usuario en la aplicación sea lo más personalizada posible. Y que esto lleva haciéndose en más profundidad desde 2018, momento en que el auge de Creadores de Contenido (CdC) y Empresas en perfiles de Instagram era tal que el contenido que realmente Instagram quería promocionar, que era este ya que daba notoriedad a la Aplicación, pasaba desapercibido entre la marabunta de contenido por minuto que tenía la App. Y es que, tal y como publicó el portal ‘La Voz’ en 2019, en 2018 Instagram se publicaron 277.777 Historias y 55.140 fotos cada minuto.   ¿Qué algoritmos hemos podido ver hasta la fecha? En 2018, el algoritmo analizaba tres factores cuando publicábamos una foto o vídeo: Relevancia (el grado de relevancia de tu publicación, y su interés para el resto de la comunidad, en relación con su interacción), afinidad (se mostraba el contenido primero a los usuarios con las cuentas que interactuabas regularmente) y tiempo (rapidez en la interacción determinaba también el mayor o menor éxito de una publicación de Instagram). En 2019, Instagram convirtió su algoritmo en un algoritmo triple que se ejecutaba distintamente según la función. Así fue como Instagram empezó a monitorizar el contenido de calidad, la relevancia, los hashtags, las ubicaciones… y todos las funcionalidades que tenía la App. Pero se dieron cuenta que hacerlo así daba muchas estadísticas que para las marcas particularmente no funcionaban. En 2020 es cuando deciden realizar un nuevo cambio, recordemos que todos estos cambios no solo mejoran la experiencia del usuario sino también la experiencia de las marcas en relación a la App, de este modo Instagram incluía ciertos ápices que podían interesar a las compañías: fecha de publicación, publicaciones guardadas, compartidos y likes por publicación. Seguro que este algoritmo ya os suena más, y es que es el que dio pistoletazo de salida para lo que conocemos hoy en día. No obstante, no podían estar quietos, así que en 2021 Instagram decide que las publicaciones se van a ver por orden de relevancia y no por orden cronológico como se venía haciendo desde su lanzamiento en 2010. Es por ello que, para decidir la relevancia de un usuario para su comunidad, lo que hacían era revisar la cantidad de funcionalidades que este estaba usando y, de cada una de ellas, la interacción de su comunidad. Si, y solo si, en todas ellas obtenía como mínimo un 20% de interacción entendía el contenido como relevante sino la publicación solamente se veía al 10% de seguidores principal, es decir los seguidores que más interactuaban con el perfil. Así es como llegamos a 2022, en el que el algoritmo vuelve a lo que había sido en 2020, añadiéndole la “red de araña” que llamamos, es decir, en 2022 vimos que la relación entre los usuarios era lo que más premiaba la Aplicación. Se construían redes en las que si el usuario principal seguía al seguidor y el primero interactuaba con su publicación esta se mostraba a los principales del seguidor. Un poco lío, ¿no? vamos a explicarlo más fácil: Tenemos a 3 amigos, Juan, Carmen y Laura. A Laura le gusta mucho el contenido que sube Rita, una chica con una cuenta de Instagram con bastantes seguidores. Como Laura sigue a Rita y siempre le da Me Gusta y comenta sus publicaciones, Rita decide seguir su perfil para agradecérselo. Y este acto que puede parecer ‘noble’ de primeras, igual no lo es tanto, y es que hace que a Juan y Carmen, dos amigos y seguidores del perfil de Laura a los que ella también sigue de vuelta, les aparezcan de pronto las publicaciones de Rita, entendiendo que si a ellos les gusta las publicaciones de Laura, y a la Laura le gusta el contenido de Rita, a ellos les gustará el contenido de Rita. Y aquí, señoras y señores, tenemos la red de araña. Así que, en definitiva, respondiendo a

Instagram: El antes, durante y después

Hoy vamos a hablar de todo lo que ha pasado en Instagram desde que fue creada por Kevin Systrom y Mike Krieger, y posteriormente lanzada, el 6 de octubre de 2010 (únicamente para usuarios con dispositivos Apple Inc., lo cual dejaba a muchos usuarios fuera del radar). La aplicación se creó para ser una especie de álbum fotográfico y videográfico digital, que permitía añadir filtros fotográficos para hacerlo más atractivo. La aplicación terminó ese mismo diciembre con aproximadamente 1 millón de usuarios registrados. Veréis cuando Systrom y Krieger lanzaron la App no imaginaban que a mediados de 2011, concretamente en Junio, la aplicación llegaría a los 5 millones de usuarios registrados. Pero así fue, Instagram tuvo un incremento de más de 4 millones de usuarios registrados en seis meses… ¡una locura! Así que como podéis comprender, como en ningún momento se plantearon esa brutalidad, empezaron a encontrarse con varios problemas, entre ellos la velocidad de carga de los contenidos o la visualización de los mismos. Fue en ese momento, buscando solución al problema, en el los creadores habilitaron el uso de los hashtags en las publicaciones, como método para poder clasificar las publicaciones de los usuarios y, de esta forma, que los usuarios pudieran encontrar publicaciones relacionadas con una categoría concreta haciendo click en el hashtag en cuestión. Esta primera idea de clasificación se convirtió en el primer algoritmo de la aplicación. El problema incrementa en 2012 cuando abrieron la aplicación a todos los usuarios de Android, consiguiendo así más de un millón de descargas en menos de 24 horas. Pero… ¿adivináis que pasó? ¡Correcto! La aplicación volvió a fallar por el incremento de los usuarios registrados y activos en la aplicación. Evidentemente, con la subida de los usuarios, los creadores tuvieron que empezar a planear cambios a hacer pero, como todo en esta vida, costaba dinero. Así, seis días después de salir al mercado Andoid, Instagram fue adquirida por Facebook por mil millones de dólares. Como resultado, a mediados de 2012 el total de usuarios registrados en la aplicación alcanzaba los 27 millones, y a final de año superaba los 100 millones. No obstante, durante los siguientes meses e inicio de 2013, el incremento de usuarios se vio frenado por los cambios en las condiciones y términos de uso de la aplicación, por ejemplo, que los usuarios registrados tenían que superar los 14 años de edad. A finales de 2013, se incorporan los mensajes directos, las etiquetas a otras personas en nuestras publicaciones y los anuncios personalizados a través de cookies. Durante los siguiente año 2014 Instagram estuvo anunciando mejoras y nuevas incorporaciones para 2015. Uno de los principales cambios que marcó un antes y un después en la aplicación fueron las historias de Instagram, es decir la posibilidad de realizar vídeos cortos de 15 segundos que desaparecerían en 24 horas exactas (replicando el estilo de la aplicación Snapchat. A principios de 2016 Instagram cambió su logotipo y diseño interno de la aplicación, haciéndola más sofisticada. Dicho cambio fue realizado directamente por Facebook, sin consensuar nada con sus legítimos creadores, y éstos se vieron obligados a abandonar sus cargos en la compañía. En 2017, después de su salida, K. Systrom y M. Krieger decidieron hablar en una Televisión Nacional sobre lo sucedido, lo que provocó un gran descontento por parte de los usuarios hacía Facebook. Fue en ese momento en que Instagram empieza a encallarse en la subida de seguidores, así que deciden incorporar la opción (al puro estilo Periscope) de realizar vídeos en directo. Los cambios más radicales llegaron a partir de 2018. Con todos los cambios realizados anteriormente, la aplicación hizo visible algo que hacía décadas que pasaba y puso nombre a lo que hoy en día conocemos como influencers. Es decir, personas que destacaban entre todas las demás sin que su profesión fuese popular. Por ejemplo, que Cristiano Ronaldo o un Messi tuvieran un perfil con cientos de miles de usuarios era ‘normal’, pero Dulceida (pionera de este sector) contaba con más de un millón y medio de seguidores por aquél entonces siendo ella misma y mostrando sus gustos. Dulceida, junto a otras personalidades como Maria Pombo, Paula Gonu, Laura Escanes, y más, mostraban su día a día y las marcas que consumían. Cuando lo hacían, rápidamente los productos se agotaban de las tiendas o colapsaban las páginas web. Fue entonces cuando compañías como Coca-Cola, Nike, Adidas… empezaron a ver el negocio de dichos Influencers. Y, aunque esto realmente pasa desde aproximadamente 2014 en Instagram, fue justamente en ese momento en el que la aplicación incorpora  la verificación de perfiles como “creadores de contenido” o “empresas”, para que sea más fácil para estos poder alcanzar sus expectativas comerciales. Ahí es cuando más fuerte suenan las recientes profesiones de los “community manager” o “social media analyst”, que se dedican a monitorear las cuentas de creadores de contenido y empresas para encontrar un rendimiento mayor en ventas. Así pues, en 2019, lanzarón Instagram TV (IGTV) siendo este un apartado nuevo dentro del perfil de la app que permitía subir vídeos de hasta de 10 minutos de duración y de 60 minutos a las cuentas verificadas y que tenía la intención de competir con Youtube. Por su bajo número de usos e interacciones este recurso fue eliminado a finales de 2020. Acercándonos a la actualidad y finalizando la historia de esta App que sin duda ha sido toda una revolución tanto en aplicaciones móvil como en formas de compartir contenidos, por no hablar de que ha sido la pionera en muchas de las cosas que otras utilizan ahora (Tik Tok, por ejemplo), a finales de 2019 e inicios de 2020 se incorporan funcionales como la tienda online y, por supuesto, la llegada de los inigualables reels (vídeos cortos que tienen como objetivo para dar un teaser de lo que es tu cuenta). Durante estos últimos dos años Instagram ha añadido a su aplicación varias ‘pijaditas’ que sin duda divierten la creación de contenido: stickers en stories, seguimiento de hashtags, ocultar los Me

¿Cliente o venta? ¿Cuál es la diferencia?

¿Conoces la diferencia entre cliente y venta? Quizás esta es la primera pregunta que debas hacerte antes de empezar a pretender vender algo, ya sea un producto o un servicio. Vender una unidad de lo que sea puede resultar medianamente fácil si conoces a tu público y sus necesidades, hasta aquí todo bien. Pero y si te pregunto ¿cómo vas a conseguir que esta venta se repita y se convierta en un cliente? Y es que aquí está el punto. Un cliente es aquél que antepondrá tu marca ante la de la competencia y que, sobretodo, te será fiel. El cliente es el que siempre prueba tus novedades, comenta en tus fotos, está activo en tus redes y se muestra siempre voluntario para cualquier necesidad que tenga la marca. La venta en cambio, como puedes suponer, es la transacción. Es la cuantía económica o el valor del producto que el cliente tiene que hacer frente para obtenerlo. Por eso, realizar la venta no supone nada si finalmente no la puedes convertir en un cliente. ¿Y qué podemos hacer para conseguirlo? Bien, lo primero que hay que hacer es conocer a nuestra audiencia, saber qué intereses tiene y cómo conectar con ella. Solo de este modo podrás conseguir captar su atención al cien por cien. Una parte muy importante también es escuchar las réplicas y disgustos que nuestra comunidad pueda tener en relación a la marca, al producto o a todo en general. Deberemos ser empáticos, entender el problema y además darle soluciones al usuarios adaptadas a cada caso en concreto. “Haz un cliente, no una venta” es, por lo tanto, la mejor síntesis que existe para poder entender estos dos conceptos (venta y cliente), sin necesidad de explicarlos. Esta frase, de Katherine Barchetti, fue premiada en 2019 como una de las frases célebres en cuanto a marketing se refiere. ¿Quieres saber más? Únete a nuestra comunidad, síguenos para no perderte nada 🪐🌈🚀 www.instagram.com/we.are.taika www.facebook.com/we.are.taika www.linkedin.com/company/wearetaika ¿Quieres seguir leyendo? Todos nuestros artículos aquí

Estrategia de contenido de las ‘3H’

¿Qué es el MÉTODO DE LAS 3H? Este método fue publicado por Google, y sirve como guía para poder clasificar el contenido que vas a subir a cualquiera de tus plataformas (ya sea web, redes sociales o blog) según el objetivo concreto que tengas según la audiencia que se encuentra en cada caso. Para ello vamos a dividir nuestro mercado en tres tipos de audiencia: la desconocida (Hero), la potencial (Hub) y la actual (Help) y vamos a determinar, según sus necesidades, un objetivo concreto para cada uno de ellos, ¡Vamos allá!👇🏻 ▫️ HERO: Está enfocado a la audiencia que aún no nos conoce, para ello deberemos crear un contenido inspirador que conecte con la parte emocional de nuestra audiencia y que nos ayude a diferenciar la marca. El objetivo que tiene esta primera fase es aumentar el alcance de nuestro contenido. En esta primera parte, puedes usar CTA’s (Call to Action) enfocados a la web o las redes sociales determinadas, con el fin de atraer a nuevos usuarios. También puedes recurrir al uso de Stories en Instagram o Facebook mostrando la parte más emocional de marca. ▫️ HUB: Esta segunda fase está enfocada a nuestra audiencia potencial. Estos usuarios ya han pasado la primera etapa (Hero) y ahora buscan conocer más la marca y lo que hay detrás de esta. En este caso, deberemos crear un contenido de valor que explique quiénes somos y que no hable de promociones ni precios, ya que su objetivo principal es aumentar el engagement de la marca. ▫️HELP: Por último, la tercera parte también llamada por Google ‘contenido de higiene’, está enfocada a toda la audiencia que ya nos sigue y que es fiel a nuestra marca. En este caso deberás de evitar a toda costa la autopromoción de tu marca, y tienes que focalizar tus esfuerzos en ayudar a tu audiencia. El objetivo principal que tiene esta fase es la resolución de dudas, por lo tanto deberás investigar a tu audiencia y saber qué necesitan saber de tu marca más allá de tus productos. Esperamos que te haya sido de ayuda y que puedas aplicarlo en el día a día de tu marca. ¿Te ha gustado? Y si quieres saber más sobre nosotros, solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales 🪐🚀🌈 www.instagram.com/we.are.taika www.facebook.com/we.are.taika www.linkedin.com/company/wearetaika ¿Quieres seguir leyendo? Todos nuestros artículos aquí